El Animador Comunitario

|

Cristian Crespo. Operador Psicosocial.

Los que debe llevar adelante las tareas necesarias para impulsar en las comunidades los cambios sociales para la búsqueda de soluciones, son los Animadores Comunitarios. Ellos son quienes toman la responsabilidad de desarrollar y hacer el seguimiento de un conjunto de prácticas que tienen como finalidad estimular la iniciativa y la participación de las personas en los grupos promoviendo el proceso del desarrollo territorial en el contexto en el que se encuentran, favoreciendo la acción comunitaria, y orientando las actividades y los resultados hacia una mejora social, cultural, y política; es un militante social que desarrolla estas tareas, íntegramente, desde el “que hacer” diario. Para poder realizarlas, lo ideal es conjugar la sabiduría popular que nos deja la experiencia con algunos conceptos teóricos simples que se irán incorporando en forma paulatina.

Se facilita mucho la tarea si logramos que la comunidad se implique en la gestión de soluciones y que ésta participe activamente en la planificación de todas las estrategias y de todas las fases de los proyectos comunitarios que conduzcan a una mejora social de sus miembros. Para ello describiremos algunas de las funciones del Animador Comunitario como agente de intervención social.

a- Función motivadora – sensibilizadora
Esta función consiste en despertar el interés de las personas por todo aquello que tenga significado para ellas, que les preocupe y ocupe. Si uno no esta interesado en algún tipo de cuestión/problema, es muy difícil que se produzca la participación porque la participación activa, no solo la simple asistencia pasiva, se vertebra desde una toma de conciencia que nos conduce luchar por un cambio en todo el tejido social y territorial.
Las informaciones previas, las preocupaciones anticipadas y los problemas existentes son los elementos que impulsan a formar parte de un proceso de participación y se participa porque se percibe, desde un prisma real, que los acontecimientos locales tienen una posible solución en la que todo miembro de la comunidad puede estar comprometido desde el aporte. Para ello, la motivación es muy importante si los integrantes de una comunidad no están motivados, los niveles de compromiso social serán escasos.

b- Función formativa – educativa
Tarea importante de los Animadores Comunitarios es la de aportar a la formación básica de los ciudadanos, a la capacitación de los mismos defendiendo la cultura popular y toda su historia y, desde aquí, suscitar el interés de la gente para que la comunidad se reactive y ponga en marcha proyectos socioculturales que satisfagan sus necesidades básicas así como también, fomentar la disponibilidad a cooperar conjuntamente participando en actividades concretas.

c-Función critica – decodificadora.
Esta función consiste en ayudar a las personas a que se descubran participes de los cambios sociales. Para ello es necesario ofertar oportunidades de todo tipo para que los individuos y los grupos analicen con espíritu critico su realidad vital y sean capaces de comprometerse mediante acciones transformadoras de esa realidad.
Función decisiva para los Animadores Comunitarios es corregir los trastornos sociales y al mismo tiempo promocionar nuevos modelos de vida personal y comunitaria. La Animación Comunitaria se debe convertir en un elemento transformador de las distintas realidades sociales, ayudar a que los integrantes de la comunidad, mediante la reflexión critica puedan descubrir cual es su realidad, es el primer aporte.

d- Función empática – cohesionadora.
El Animador Comunitario, planificada la posibilidad de implementar proyectos desde los diversos ámbitos para beneficio de los colectivos sociales, debe organizarlos y poner en funcionamiento todas aquellas actividades que generen la participación de todos y cada uno de los miembros de la comunidad. Debe dinamizar una grupo o una comunidad para que formen parte de un estado de participación plena en el proceso de transformación social o en la búsqueda de soluciones. Tiene que asumir y facilitar el protagonismo compartido para la ejecución de todo tipo de proyectos, la transformación de una comunidad y la forma de encontrar las respuestas debe ser una acción colectiva asumida por todos.

e- Función práctica – operativa.
Quien quiera ser Animador Comunitario deberá serlo por sus actitudes humanas y por su preparación. Esto es lo que le permite coordinar a las personas y a los grupos, dinamizar las iniciativas comunitarias que vayan surgiendo, descubrir los valores y los recursos, identificar las necesidades de la comunidad, imponer el ritmo de desarrollo, estimular las iniciativas sociales y planificar con los demás, aquellos proyectos que sirvan para la transformación de la vida comunitaria haciendo un seguimiento continuo y una revisión posterior de todos los objetivos propuestos.

Estas funciones del Animador Comunitario, además de otras, nos permiten instalarnos en un lugar determinado por el compromiso social y ético que debemos tener al realizar un acercamiento puntual y flexible a las distintas realidades sociales y a la hora de confeccionar y elegir las estrategias necesarias para diseñar programas de intervención, sin olvidar que la Animación Comunitaria se debe desarrollar como un espacio abierto donde la concurrencia es voluntaria y libre y donde la asistencia no implica ningún tipo de compromiso añadido.



Bibliografía.
Manual de los Animadores Comunitarios .Programa de Fortalecimiento de la Sociedad Civil. Secretaria de Desarrollo Social. Presidencia de la Nación. Año 1998.
Pierre Besnard “La animación sociocultural”. Paidós Educador. Año 1991

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©2009 Vínculos y Grupos | Template Blue by TNB