Los Grupos Comunitarios. Breves aproximaciones.

|


La historia social del hombre nos muestra que los seres humanos siempre han vivido en comunidad, desde el principio hasta hoy el contacto con otros ha sido, es y será la base fundante de nuestra sociedad porque el hombre es un ser social y como tal, no puede crecer ni desarrollarse si no es en relación con los demás.

Por Cristian Crespo. Operador Psicosocial.

La primer unión con otros se remontan a los tiempos de la prehistoria, cuando el hombre sintió la necesidad de agruparse para enfrentar los problemas que a diario lo aquejaban, esta forma de agrupación recibió el nombre de horda primitiva. Continuamente se trasladaban de un lugar a otro sin establecerse en ningún lugar, eran grupos nómadas, al ser cazadores seguían el camino que les marcaban sus presas.
Con el transcurrir del tiempo llegaron los avances en la perfección biológica del hombre y en el desarrollo de la producción y la organización social, los distintos grupos comenzaron a juntarse para encontrar mayor protección entre ellos y una mejor explotación de la agricultura, la pesca y la caza. Primero comenzaron a agruparse en grandes familias o clanes, luego los clanes se juntaron para formar las tribus y cuando estas se unieron bajo un solo mando surgieron los pueblos y mas tarde las ciudades.
De la duda a la confianza, del esfuerzo individual a la cooperación, compartiendo objetivos y logros, el ser humano fue aprendiendo y comprendiendo que los caminos para obtener mejores resultados son los que marcan, inevitablemente, las relaciones con otros y la organización creativa en grupos.
Así, en la actualidad, el hombre ya totalmente reconocido como ser social, forma parte de distintos grupos creados formal o informalmente que, mas allá del objetivo para el cual fueron conformados, nos brindan contención. En ellos se establecen polémicas, intercambio de experiencias, se exponen sentimientos, distintos puntos de vista y formas de construcción y de seguir compartiendo de la mejor manera, porque cuando trabajamos en un grupo que es abierto y participativo podemos llegar a conclusiones que son mucho más ricas que el pensamiento individual.

El grupo en la comunidad

Básicamente un grupo es “una asociación de pocas personas que comparten un objetivo común”. Esta es una definición general y como tal abarca a todos los tipos de agrupamiento que existen y puedan existir. Dentro de ella podemos incluir tanto a los miembros de la gerencia de una gran empresa como a los chicos de un jardín de infantes, todos forman parte de un grupo y comparten objetivos en común, también nosotros podemos incluirnos en esta definición como integrantes de una comunidad pero es aquí donde nos permitimos marcar algunas pequeñas diferencias que surgen de tener bien en claro cual es el lugar desde donde desarrollaremos las tareas necesarias para lograr los objetivos.
Diremos que todo “conjunto de personas que en un determinado tiempo y lugar se unen con la finalidad de realizar una tarea en búsqueda de un objetivo común” será un grupo y si pensamos que el “conjunto de personas” estará conformado por todas aquellos que sientan la necesidad de comprometerse en la búsqueda de soluciones a las diferentes problemáticas que se vayan planteando en nuestra comunidad, que las tareas serán todas aquellas que se definan en conjunto y que busquen los caminos para llegar a nuestro objetivo común que es, sin duda, mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, podemos decir que hablamos de un grupo comunitario.
Tomando elementos antes desarrollados vemos que el grupo es uno de los primeros ámbitos de participación comunitaria. A nuestro entender, es un motor básico para impulsar, buscar, discutir y realizar junto a los interesados, no solo la distribución de algunas tareas, si no también, la planificación de los pasos a seguir por el y en conjunto generando una mejor accesibilidad a los recursos por pare de los beneficiarios y constituyendo espacios de contención, socialización e integración a partir del trabajo comunitario.

¿Cómo y por que se forma un grupo comunitario?

Podemos decir con fundamento que un grupo comunitario se hace, es decir, planteamos que antes de definir la existencia del grupo como tal, se debe cumplir con una construcción que lo solidifique y lo forme. Esta manera de pensar la existencia de los grupos está relacionada directamente a cuestiones que se identifican con:

• Los sentimientos y emociones compartidos entre lo integrantes.
• Las normas de funcionamiento interno del grupo.
• Historias compartidas.
• Pertenencia de los miembros al grupo.
• Identidad grupal.
• Valores que el grupo tiene como propios.

Si observamos cada uno de estos puntos descubriremos de inmediato la dificultad de que alguno de ellos surja en forma espontánea y rápida, es imposible que se materialicen de la nada, cada uno de ellos se debe construir con tiempo y dedicación.
Construir significa esfuerzo y compromiso, con ellos, y para que un grupo se consolide como tal, se deberá trabajar para que la desconfianza se transforme en confianza, la competencia en cooperación; deberemos entre todos acordar el funcionamiento interno del grupo; compartir tiempo y experiencias juntos para construir una historia del grupo; fortalecer la pertenencia para que se construya la identidad grupal y que todos los miembros del grupo vean y sientan que son un equipo unido.
Ahora, ¿cuáles son las causas por las que un grupo se construye?, ¿para que se hace un grupo?. Primeramente descubriremos que siempre un grupo se forma para satisfacer una necesidad, para llenar huecos o espacios vacíos que claman alguna presencia. Esta necesidad puede ser común a los integrantes o planteada por la comunidad donde habitamos, a partir de ella los que están interesados en satisfacerla comienzan a agruparse. Es muy importante tener bien en claro esto, descubrir la necesidad es también descubrir para que se forma el grupo comunitario, es el primer paso para pensar cuales serán los objetivos que plantearemos como meta.
Una vez instalado el “para que”, casi de inmediato, tendremos que descubrir el “como” y esto significa discutir entre todos cual es la forma de funcionamiento interna y también como actuaremos en la comunidad donde trabajaremos. Es decir, todas las cuestiones que hacen al encuentro, por ejemplo el horario y los días en que se realizan las reuniones o cuales serán las responsabilidades de los encargados de realizar las distintas tareas asignadas, teniendo en cuenta siempre que en este punto es importante que todos los integrantes participen y se pongan de acuerdo al aceptar las condiciones para poder trabajar lo mas cómodos posible.

Que vamos a encontrar en un grupo

Participar en un grupo es como ser parte de un mecanismo donde nosotros somos las piezas que lo conforman, es lógico que este va a funcionar bien cuando todas las piezas que lo componen lo hagan bien, porque el grupo es algo mas que la suma de las personas que lo forman, el grupo se consolida con la interacción de sus integrantes y el vinculo que entre ellos generan.
Así seguro que en él encontraremos un lugar que nos servirá para:

• Fundamentalmente sentir que no estamos solos.
• Aprender a hacer tareas que nunca hemos hecho con mucho menos miedo del que a veces tenemos ante lo desconocido.
• Construir nuestra forma de ser, ya que en el grupo surgen valores y actitudes personales que deberemos aceptar y a veces corregir.
• Aprender a poner los limites entre nuestros intereses particulares y los del conjunto.
Poner en común los recursos que cada uno tiene y aprovechar mas lo que cada uno sabe.

Cada una de estas cuestiones irán escoltadas de actitudes que son buenas para la convivencia, así veremos que, se conoce nueva gente y que los logros surgen como resultado del esfuerzo de todos porque se puede trabajar con otros sintiéndonos contenidos y acompañados. Aunque en el camino también encontremos que por ahí se habla mucho y se hace poco, que hay peleas y discusiones sin sentido y que parece que cada uno tira para su lado, debemos seguir con nuestros objetivos tratando de comprender y corregir estas acciones ya que, lo peor que podemos hacer es ignorarlas por eso lo ideal es, una vez que las descubrimos, tratar de resolverlas para que no sean interferencias en nuestro avance.
Una de las cosas más interesantes e importantes que encontraremos en los grupos es que allí se puede aprender y que allí se puede enseñar. De la familia, los amigos, el trabajo o de cualquier otro colectivo con el que hayamos convivido o interactuado, aprendimos mucho de lo que nos ha formado como personas. Así hemos podido incorporar información, sentirnos motivados, producir nuevos conocimientos y a lo mejor sentir que otros aprenden de nosotros.
Interactuar en cualquier grupo, es conocer una nueva manera de aprender y de enseñar y así de crecer como personas porque esto nos permite cambiar nuestra forma de ser y la de los demás, nos permite producir conclusiones que modifiquen nuestras conductas y nuestras habilidades para el bien de todos.

Distintas actitudes de los integrantes de un grupo

Podemos decir que la actitud es la forma que tenemos de manifestar y de realizar acciones, es la disposición para hacerlo.
Hay actitudes que estimulan la cooperación entre los integrantes logrando que el grupo funcione mejor y sea más operativo, es decir, actitudes que hacen que los objetivos del grupo sean más fáciles de alcanzar y, al mismo tiempo, puede haber actitudes que generan oposición y rivalidad impidiendo llegar al objetivo provocando situaciones de conflicto.
Actitudes que favorecen al grupo: Resultan positivas para el crecimiento del grupo y el logro de sus objetivos, algunas de ellas son:

• Proponer nuevas ideas.
• Buscar, elaborar y dar información.
• Tratar de que todos entiendan.
• Pedir y reformular opiniones.
• Expresar con claridad los sentimientos y pensamientos del grupo.
• Orientar la posición del grupo teniendo en cuenta los objetivos.
• Registrar lo que aportan los demás y lo que sucede en las reuniones.
• Animar a los demás.
• Mostrar solidaridad con los demás.
• Tratar de acercar las diferencias entre los otros.
• Sintetizar las ideas.

Actitudes que no favorecen al grupo: Son actitudes que no favorecen al crecimiento del grupo todas aquellas que no aportan a la tarea que este está realizando. Estas son algunas:

• Criticar en forma permanente las acciones y propuestas de los demás.
• Defender solo los intereses personales o aquellos que son ajenos al grupo.
Ser agresivo.
• Ser negativo o pesimista.
• Ser dominador, no dejar hablar a los demás y enojarse cuando no se hace lo que uno propone.

Se debe tratar de tener siempre actitudes que apunten al fortalecimiento grupal y al cumplimiento de los objetivos planteados, teniendo en cuenta que dentro del grupo siempre van a existir diferentes forma de desempeñarse, esto definirá el rol que cada uno tendrá dentro de él, así uno será el líder, otro será el que se anime a decir lo que todos sienten, otro será el coordinador del grupo y conviviremos, de esta manera, con distintas realidades.



Bibliografía.
Manual de los Animadores Comunitarios .Programa de Fortalecimiento de la Sociedad Civil. Secretaria de Desarrollo Social. Presidencia de la Nación. Año 1998.
Pierre Besnard “La animación sociocultural”. Paidós Educador. Año 1991
Dora Garcia. “El grupo. Método y Técnicas participativas” Espacio Editorial. Año 2003.
Jack R. Gibb. “Manual de Dinámica de Grupos” Editorial Humanitas. Año 1993

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 

©2009 Vínculos y Grupos | Template Blue by TNB